jueves, 2 de septiembre de 2010

Números, números, números....



Todos los días suena el despertador puntualmente a las siete de la mañana. Perezosamente, y aún dormido, introduzco la primera serie de números de todo el día, la contraseña para encender el móvil.

Desayuno con avidez y el café con leche apenas logra despertarme...
Me dirijo al trabajo y en la puerta de entrada tecleo la siguiente secuencia numérica para poder acceder al edificio. Doy los rutinarios buenos días educadamente y en mi ordenador me espera la tercera contraseña y el infierno de secuencias numéricas si tienes mala memoria...
Se enciende el ordenador y el mundo se difumina a tu alrededor quedando sólamente la pantalla 'absorve-mentes' y tu.
Para acceder al correo electrónico tengo que introducir la contraseña. Hoy es día uno de mes y aprovecho los primeros minutos de trabajo para acceder a mi cuenta bancaria, tecleando previamente otra contraseña y hacer una serie de tranferencias para cubrir las facturas. Para cerrar la transferencia tengo que introducir (por seguridad) una nueva contraseña.

Comienza una serie de mini pesadillas numéricas según voy accediendo a diferentes páginas. La del trabajo con su respectiva contraseña, blogger, diferentes webs de referencia, facebook, etc...
Total, en menos de un par de horas desde que me he levantado, esta mañana he tenido que introducir 10 códigos númericos diferentes y los que me quedan. Si me viera mi profesor de matemáticas, aquel que me decía que no tenía ninguna capacidad de concentración ni de retentiva...

Los matemáticos aseguran que el mundo está compuestos de números. La serie Fibonacci, por ejemplo, se encuentra perfectamente integrada en la naturaleza, en la espiral de la concha de un caracol la tienes, matemáticamente perfecta. El universo, todo lo que nos rodea dicen que está compuesto de números. Compuesto no lo sé, pero os puedo asegurar que mi vida, actualmente funciona a través y gracias a ellos.
Los números de momento ganan esta batalla, aunque tengo un arma secreta que en cualquier momento utilizaré...

Mi mala memoria

El bombín rojo

2 comentarios:

makutienegato dijo...

muy bueno! yo tengo una historia sobre códigos de barras...

ANTONIO dijo...

El video es lo mejor!! XD